Consejos para los cólicos del lactante

Tu bebé está irritable, chilla y llora, aprieta los puños, dobla y agita sus piernas hacia el torso... incluso aunque hayas hecho todo lo posible por que tu pequeño se sienta cómodo. La causa más habitual: los cólicos del lactante. Hemos reunido una serie de buenos remedios para aliviar los delicados estómagos de los bebés.
Familia sonriente besando a su bebé

Bebé calmado y sonriente con su madre

Consejo 1: Observa de cerca a tu bebé

Si tu bebé está suffriendo un cólico, tómate tu tiempo para observar cuidadosamente a tu bebé y reconocer sus necesidades: ¿Tiene hambre? ¿El pañal está lleno? ¿O solo necesita algo de paz y silencio?

Un entorno tranquilo y una rutina diaria estructurada ayudan mucho en estos casos. Si tu hijo se altera o chilla, no le des palmadas en la espalda. Evita el exceso de movimiento, así como la música alta o los juguetes ruidosos. Si acunas a tu bebé, hazlo de manera lenta y calmada.

Si es hora de irse a dormir, dale a tu pequeño la tranquilidad para hacerlo y no acudas corriendo si comienza a llorar. No te tumbes junto a tu bebé para ayudarlo a dormirse. A algunos bebés los ayuda que su cuarto no esté completamente a oscuras y poder oírte hablar desde la habitación de al lado.

Respira hondo y recuerda que, de momento, tu niño solamente puede expresarse mediante el llanto. Trata de mantener la calma y la compostura incluso si a veces es difícil hacerlo mientras tu bebé sufre un cólico.

¿Debería adaptar mi dieta mientras doy el pecho?

En el pasado, se recomendaba a las madres que daban el pecho que evitasen alimentos que provocasen distensión abdominal tales como las legumbres, las crucíferas y las cebollas. Sin embargo, no existen pruebas concluyentes de que abstenerse de estos alimentos sea beneficioso.

Actualmente, no se considera útil modificar la dieta de las madres que dan el pecho a la hora de reducir los cólicos del lactante. De hecho, el plan de comidas no debería ser excesivamente restrictivo, para permitir así que la madre ingiera suficientes nutrientes procedentes de una dieta equilibrada.

En casos concretos es posible que sea adecuado omitir ciertos alimentos. Consulta antes con tu matrona o pediatra.


Padre dando el biberón correctamente para evitar cólicos

Consejo 2: la correcta técnica para la toma de biberón

  • No te limites únicamente a hacer que tu hijo eructe después de una toma: deja que se tome breves descansos preventivos para eructar entre medias.
  • Al alimentarlo con biberón, asegúrate de disponer de una tetina apropiada con un orificio adecuado. La leche debería gotear lentamente al sostener el biberón boca abajo.
  • Sujeta el biberón de tal manera que la tetina esté siempre llena y no haya bolsas de aire en la leche infantil.
  • Prepara siempre la dosis de leche de fórmula según pone en las instrucciones del envase y no la concentres más de lo indicado.

Remedio 3: ¿Cómo relajar a tu bebé?

  • Pasea a tu bebé boca abajo sosteniéndolo por la barriga: para ello, tiende a tu bebé boca abajo sobre tu antebrazo y, con cuidado, sostenlo con la otra mano.
  • Brindar a tu pequeño mucho contacto corporal le aporta una sensación de seguridad y consuelo.
  • Una pequeña bolsa de agua templada (¡que no caliente!) llena hasta la mitad o un cojín de semillas calentito sobre la tripa de tu bebé le hará mucho bien. Asegúrate de comprobar de antemano la temperatura en la cara interna de tu muñeca para no quemar a tu bebé.
  • Tu bebé también podría encontrar relajante un baño.
  • Cantar es muy recomendable porque os ayuda a calmaros tanto a ti como al bebé.
Padre cuidando de su bebé para evitar cólicos

Busca ayuda de un pediatra si...

... tu bebé deja de coger peso.

... no le gusta beber o las tomas se vuelven problemáticas.

... escupe mucho, está visiblemente dolorido o encorva la espalda cada vez más.

... también comienza a tener problemas para dormir.

... te sientes superado/a.

... te preocupa que el llanto te enfade y desespere tanto que dejes de ser capaz de controlarte.

También puedes consultar a tu matrona.


Bebé contento y sin cólicos

Consejo 4: masaje para bebés con cólicos

Si buscas una manera de calmar los cólicos en tu bebé totalmente natural puedes probar con los masajes para bebés con cólicos.

A partir de las 6 semanas*, puedes probar a masajear el estómago de tu bebé. Un masaje abdominal no solo es bueno para la digestión, sino que la experiencia compartida es además relajante para ti y para el pequeño y os ayuda a establecer un vínculo.

Qué necesitarás para dar un masaje para los cólicos a tu bebé:

  • Aceite o loción de masaje aptos para bebés.
  • Una zona agradablemente cálida (consejo: coloca un radiador sobre el cambiador).
  • Un ambiente relajado: recuerda apagar tu teléfono.
  • Rutina: convierte este masaje en un ritual compartido.
  • El permiso del bebé: te darás cuenta de si tu pequeño no está disfrutando del masaje. Si fuera el caso, inténtalo de nuevo en otro momento.
  • Un buen momento para un masaje abdominal es después de su siesta de media tarde. Asegúrate de no masajear nunca a tu bebé mientras tenga la barriga llena. El cambiador es una ubicación ideal porque es un entorno que a tu bebé le resultará familiar y también está adaptado a tu propia altura. Si fuera posible, cubre el tapete del cambiador con una tela previamente calentada.
  • Apoya las piernas de tu bebé contra tu cuerpo. Mediante el contacto visual y observando a tu bebé podrás deducir qué encuentra agradable. Con movimientos suaves y circulares, pasa las puntas de los dedos en torno a su ombligo en el sentido de las agujas del reloj. Esto alivia los gases y retortijones, además de estimular la digestión de tu bebé. Para terminar, presiona suavemente las rodillas de tu bebé contra su estómago un par de veces para que ese aire pueda salir más fácilmente.
  • Puedes aumentar el efecto del masaje utilizando un cojín de semillas previamente calentado. En ese caso, aplícalo sin el aceite o la loción de masaje.

*Nota importante: el ombligo de tu bebé deberá presentar la debida estabilidad interna. Consulta primero a tu matrona o a tu pediatra


Familia feliz viendo a su hijo andar

¡Estamos aquí para ti!

Si tienes alguna pregunta relacionada con nuestros productos contacta con nosotros, estaremos encantados de ayudarte y aconsejarte.

Contacta con nostros
Volver arriba