Diarrea en bebés: ¿cómo tratarla?

Posted by HumanaBaby at 10:00 AM on Apr 11, 2018

Share:


La diarrea es un problema bastante común que afecta a muchos bebés. Generalmente, no hay problemas con el reconocimiento y diagnóstico por parte de los padres.

Diagnosticar la diarrea

La diarrea se diagnostica cuando:

  • Un niño tiene un número más alto de lo normal de deposiciones al día o tiene 3 o más deposiciones al día (con la excepción de los lactantes, que pueden tener heces después de cada comida)
  • La consistencia de las deposiciones cambia (son acuosas, es decir, líquidas o semisólidas, empapando los pañales)
  • Las heces del bebé pueden contener componentes diferentes a los usuales: mucosidad visible, y algunas veces con sangre o pus.

Causas de diarrea

  • Las más comunes son las infecciones víricas (casi el 50% de todas las diarreas es causada por rotavirus)
  • Infección del tracto gastrointestinal
  • Intoxicación con toxinas derivadas de alimentos (en bebés mas mayores)
  • Protozoos o parásitos intestinales - esporádicamente

Signos de diarrea

Además de cambiar la frecuencia de las deposiciones y su naturaleza, los síntomas adicionales que acompañan a la diarrea pueden ser:

  • Fiebre
  • Náuseas / vómitos
  • Dolor abdominal

Durante la diarrea y los vómitos, hay una pérdida significativa de agua y electrolitos del cuerpo. Es necesario hidratar eficazmente al niño, ya que su falta conducirá a la deshidratación y alteraciones electrolíticas, lo que puede causar consecuencias negativas para todos los procesos fisiológicos del bebé.

Tratamiento durante la diarrea

En el tratamiento domiciliario de la diarrea, en las primeras horas o en los primeros días (1-2) de tener síntomas, concéntrese en tres principios básicos:

  • Proporcionar a su hijo por vía oral más líquidos de lo habitual para evitar la deshidratación. Lo mejor para estos casos son electrolitos líquidos apropiados para la edad del niño, al menos durante 4-6 hasta 8 horas desde los primeros síntomas de la diarrea. Durante este tiempo, solo administramos líquidos, electrolitos y observamos la cantidad y consistencia de las heces depositadas. Si su hijo se niega a tomar líquidos, comuníquese con su pediatra. La intervención del pediatra es necesario en estos casos.
  • Después de un período, cuando ya se han normalizado las deposiciones, tiene que ir incorporando en la dieta del bebé las mismas comidas de antes del inicio de la diarrea (no hacerle pasar hambre, no diluir la leche, y no excederse en las cantidades)
  • Observe si en el bebé aparecen los síntomas de deshidratación (lengua seca, sed, llanto sin lágrimas, orina rara y escasa) y, además, fiebre > 38°C o heces con sangre. Cuando aparezcan, una consulta con el pediatra es imprescindible.

Vale la pena señalar que los líquidos orales disponibles en las farmacias contendrán electrolitos, cuya reposición es un elemento imprescindible en el tratamiento adecuado de la diarrea. Un nivel correcto de electrolitos es necesario, entre otros para el correcto funcionamiento del corazón o el sistema nervioso.

Se sabe que los líquidos orales se pueden administrar sin restricciones.

NOTA! Los pediatras no siempre recomiendan el uso de agentes antidiarreicos, tenga en cuenta que estos fármacos sólo combaten los síntomas de la diarrea, no su causa. Además, usados incorrectamente dependiendo de la causa de la diarrea o la edad del niño, pueden causar efectos secundarios.

El uso de carbón activado tampoco es recomendado.

Sin embargo, es posible considerar la administración de probióticos cuya actividad ha sido documentada, como el Lactobacillus GG o el Saccharomyces boulardi, los cuales reducen la duración de la diarrea en 1-2 días.

La duración de la diarrea

En el caso de un tratamiento adecuado, la diarrea debe desaparecer en 5-7 días (independientemente de si fue causada por virus o bacterias).

Procedimientos para protegerse contra la enfermedad

Para proteger a un niño se deben de seguir tres reglas:

  • Cumplimiento de las normas de higiene
  • Preparación y almacenamiento adecuados de los alimentos; siempre la mamá encontrará en los productos su etiqueta, especialmente los destinados a bebés y niños pequeños
  • Para los bebés, la lactancia materna es un protector en la prevención de la diarrea.

Un método adicional que puede proteger a un niño contra la diarrea causada por la infección por rotavirus es una vacuna oral contra el rotavirus. Su efectividad es alta (según investigaciones, incluso aproximadamente del 90%). Para más información, los padres deben acudir al pediatra.