Primeros días con tu bebé

Posted by HumanaBaby at 10:20 AM on Apr 5, 2018

Share:


De 0 a 2 Semanas

Los primeros días con tu pequeño son maravillosos y muy emocionantes porque empezáis a conoceros el uno al otro. Lo más importante es abrigar a tu bebé, ya que no puede regular la temperatura de su cuerpo solo. ¡Una lámpara de calor sobre el cambiador es una buena idea!

Pero, antes de empezar a leer los logros que tu bebé puede alcanzar en este primer año, ten presente que se trata solo de algo orientativo. Cada niño es único y evoluciona a su ritmo. Si tu bebé fue prematuro, por favor, ten en cuenta que los niños que nacen con antelación suelen necesitar un poco más de tiempo para llegar a hacer ciertas cosas. Fíjate en cómo va evolucionando tu bebé, paso a paso, sin plazos.

Algunas características del desarrollo de los bebés a esta edad:

Físicas

  • Los bebés recién nacidos buscan instintivamente el pezón para alimentarse. A esto se le llama “reflejo de búsqueda” y ayuda enormemente a la lactancia.
  • Pueden agarrar fuertemente tu dedo o tu ropa. Este “reflejo de prensión” empieza a desaparecer hacia los 3 meses.
  • En el pañal encontrarás el meconio, oscuro y viscoso. No hay de qué preocuparse.
  • Normalmente, el cordón umbilical se cae una semana después del parto.
  • En caso de producirse un ruido o movimiento repentino, descubrirás el “reflejo de sobresalto”: los bebés echan los brazos y las piernas hacia los lados.
  • Los bebés pueden perder hasta un 10 por ciento de su peso corporal al principio, pero empiezan a recuperarlo pronto, volviendo a su peso de nacimiento a los 10 días del parto.

Visuales

  • Justo después de nacer, tu bebé solo ve en blanco y negro, con tonos grises. Por eso le encanta ver colores contrastantes en formas geométricas llamativas.
  • Además, tu bebé solo puede ver objetos a una distancia de unos 20-30 cm de su cara. Se trata de la distancia aproximada entre su cara y tú cuando está mamando. Por lo general, los bebés mantienen la mirada fija solo unos pocos segundos.

Cognitivas y lingüísticas

  • Los bebés son como esponjas que absorben información desde que nacen. Están constantemente observándote, escuchando lo que dices y fijándose en su alrededor.

Sociales y emocionales

  • Pero lo mejor es que: ¡aprenden rápidamente a reconocer a sus padres! Y, por lo general, tu bebé prefiere tu cara a las caras de los demás.