Lactancia materna y la dieta de la madre

Posted by HumanaBaby at 11:00 AM on Apr 3, 2018

Share:


Durante el embarazo, puedes haber comido chocolate y mezclarlo con pepinillos, (el deseo de sabores extraños te atormentó hasta bien entrada la noche en el embarazo), pero tu nutrición después de dar a luz debe de ser completamente distinta. Si puedes dar el pecho, debes de saber que lo que comes y los medicamentos que tomas tienen un gran impacto en tu hijo.
¿Cómo debe de ser tu dieta para que no afecte negativamente a tu hijo?

Comienza con lo básico

Toda madre sabe cuánto tiempo se necesita para cuidar a un niño. Un bebé que llora es una prioridad, por lo que a menudo nos olvidamos de nuestras necesidades básicas, especialmente en alimentación. La sensación de apetito dura un tiempo, luego pasa, y olvidamos que hemos estado sin desayunar durante varias horas, pero los alimentos que consumimos proporcionan vitaminas al bebé. La lactancia materna por sí sola quema hasta 500 calorías por día, debemos de recordar esto; si no tomamos la cantidad suficiente de alimentos en nuestra dieta, afectará a nuestro bebé.

Que Comer

Cuando planifiques tu dieta, antes de nada debes de usar el sentido común. Nuestro aliado son las verduras, que complementan las vitaminas que necesitamos, especialmente hierro y vitamina C, además tienen fibra y microelementos. Hazte amiga de las zanahorias, patatas, pepino, remolacha, maíz, perejil, espinacas, calabacín y calabaza. El invitado deseado en tu plato también deben de ser frutas como las frambuesas, moras, grosellas, manzanas, fresas y plátanos. No te escondas de los huevos, pescado y carnes ricas en proteínas y hierro. ¡Recuerda también las grasas saludables y beber grandes cantidades de agua! Elije productos frescos, y solo si no tienes acceso a ellos, decídete por congelados.

Que Evitar

Sin embargo, hay productos que deben de evitarse en la lactancia. Ten cuidado con el consumo de productos lácteos como suero de leche, kéfir, yogur, cuajada, etc. que pueden causar reacciones alérgicas. También ten cuidado con el ajo y la cebolla, causan hinchazón y cambian el sabor de la leche. Limita el consumo de repollo, habas, brócoli, habas, coliflor y guisantes, tienen un efecto de hinchazón y pueden causar cólicos en el bebé. Obsérvate a ti mismo y a tu hijo después de consumir tomate, apio, pollo y nueces ya que tienen fuertes alergenos. Evita carnes crudas, pescado, y quesos mohosos o picantes durante la lactancia así como las especias, comida rápida, ketchup, mayonesa, sal, azúcar, pimienta y, por supuesto, las bebidas alcohólicas.

Que Vigilar

Incluso después de elaborar una dieta ideal basada en los ingredientes recomendados durante la lactancia, es posible que tu bebé aún reaccione mal ante un producto. Permanece atenta a todas las reacciones que puedan ser síntomas de alergias: una erupción (especialmente en forma de manchas rojas), diarrea, secreción nasal y problemas para respirar. Para cualquier duda, ¡acude a tu pediatra!