Alimentación complementaria en los bebés

Posted by HumanaBaby at 10:54 AM on Mar 7, 2018

Share:


Preparados infantiles tras el destete: lactancia artificial

Cuando la lactancia materna no sea posible, las fórmulas infantiles están especialmente adaptadas y proporcionan los nutrientes necesarios para garantizar una adecuada nutrición y un correcto desarrollo del lactante.

Consejos para la preparación del biberón:

  • es una excelente costumbre lavarse las manos con agua y jabón, así como la superficie donde vayas a prepararlo;
  • utiliza un biberón limpio;
  • es aconsejable preparar los biberones en cada toma;
  • se debe desechar la leche sobrante;
  • durante la noche debes preparar el biberón en el mismo momento de dárselo. No se recomienda la utilización de los calienta-biberones, ya que mantienen la leche tibia y favorecen así el crecimiento de microorganismos patógenos.
  • no es preciso hervir los biberones. Tanto los biberones como las tetinas deben lavarse como el resto de la vajilla.

Después de la toma, incorpora al niño para que expulse el aire.

Posiciones para favorecer el eructo

  • Sentado en tus rodillas, inclinado ligeramente hacia delante sobre tu mano que le sujeta. Si no es capaz todavía de sentarse, debemos evitar que su cabeza se incline hacia atrás.
  • Apoyado en tu hombro. Mantener al bebé con la espalda recta y su barriga apoyada en tu cuerpo. Procura que su cabeza apoye en tu hombro. Con la mano libre darle un suave masaje en la espalda de abajo hacia arriba.
  • Tendido sobre la barriga. Tender al bebé boca abajo sobre tus piernas, sujetándole por debajo de sus axilas. De esta manera su cabeza quedará más alta que su pecho.

Introducción de alimentos

La incorporación de los distintos alimentos debe ser secuencial y progresiva, con unos días de intervalo entre dos nuevos alimentos, con el fin de detectar posibles intolerancias y dar tiempo al bebé a acostumbrarse a los diferentes sabores. A partir de los 6 meses de edad pueden comer papillas, purés y alimentos semisólidos. A los 12 meses, ya pueden comer alimentos de consistencia sólida, aunque hay muchos niños que continúan comiendo alimentos semisólidos.

Notas
  • En los lactantes amamantados no es necesario introducir la leche artificial para administrar los cereales.
  • Los cereales que contienen gluten deben introducirse a partir de los 7 meses de edad.

Consejos sobre la alimentación complementaria

  • A partir de los 6 meses se pueden ir incluyendo nuevos alimentos poco a poco, y al cumplir el año ya deben haber probado de todo.
  • Es recomendable permitir que el bebé tome la iniciativa y coma alimentos de los demás miembros de la familia.
  • Es preferible utilizar alimentos cocinados en casa.
  • Nunca hay que forzar al bebé a que coma o termine lo que hay en el plato.
  • No es necesario añadir apenas sal ni azúcar a la alimentación en el primer año.
  • Hay que tener cuidado con no ofrecer trozos grandes o de consistencia dura para prevenir que se atraganten.
  • Hay que ir introduciendo unos buenos hábitos alimentarios y evitar conductas como: utilizar la televisión o los juguetes para que coma, premiar o castigar si comen o no, cambiar de comida si una no le gusta o la rechaza, etc.
  • En cuanto al número de comidas, no existen reglas fijas, puesto que dependerá de la densidad energética de los alimentos y de las cantidades consumidas en cada comida.
  • La OMS recomienda que al niño amamantado sano se le proporcione, además de la leche materna a demanda, 2-3 comidas al día entre los 6 y los 8 meses de edad, y 3-4 comidas al día entre los 9 y los 24 meses de edad.

Complementos alimenticios

En el mercado, podemos encontrar complementos alimenticios formulados y adaptados para los bebés, que le ayudarán a cubrir las necesidades nutricionales esenciales y a favorecer el correcto funcionamiento fisiológico.

Ácido docosahexaenoico (DHA): juega un importante papel tanto en el desarrollo del sistema nervioso como en la prevención de diferentes enfermedades neurosiquiátricas. Se localiza en órganos como cerebro, cerebelo y retina. Además, está involucrado doblemente en el desarrollo sensorial (fundamentalmente vista y oído) y en el neuronal.

¿Cuáles son las fuentes naturales de DHA? El pescado graso (salmón, atún y caballa), mariscos, huevo y la leche materna. En cuanto a ésta última, se ha observado que el contenido en DHA ha ido disminuyendo a lo largo de las últimas décadas, probablemente por factores ambientales nutricionales inadecuados. Esto hace que sea recomendable aumentar el consumo de DHA mediante complementos alimenticios.

Vitamina D: según los expertos, los menores de un año alimentados con lactancia materna natural deben recibir suplementos de vitamina D desde los primeros días de vida hasta después del destete (aproximadamente hasta el año).

Esta recomendación se debe a los cambios de hábitos de vida que se han producido en los últimos años y que implica poca actividad al aire libre. La principal fuente de vitamina D es la exposición solar pero debido a las costumbres actuales, a las madres lactantes no les es posible sintetizar la cantidad suficiente de vitamina D para que las necesidades del niño estén convenientemente cubiertas.

Estos suplementos son sobre todo necesarios en niños prematuros, hijos de madres vegetarianas estrictas o niños de piel oscura.

Hoy en día existen completos alimenticios en el mercado que incorporan ambos nutrientes, proporcionando suplementos de Vitamina D y DHA que ayudan a cumplir las necesidades para el correcto desarrollo del niño.

Vitamina C, vitamina E y Zinc: la suplementación de la dieta a partir de los tres años de edad con complementos a base de estos micronutrientes, contribuyen al normal funcionamiento del sistema inmune.

Descubre más en la guía práctica de Humana para mamás y papás.