Como ayudar a los niños a dormir mejor

Posted by HumanaBaby at 1:38 PM on Mar 12, 2018

Share:


Los ojos de los niños son ligeramente diferentes a los de los adultos (anatómicamente hablando), ya que dejan entrar más luz.
Un nuevo estudio sugiere que la exposición a la luz brillante antes de acostarse puede hacer que sus relojes internos se vean seriamente alterados.

En un artículo publicado en la revista Physiological Reports1, los investigadores informaron sobre un experimento en el que midieron los niveles de melatonina, la hormona que regula el sueño, en un grupo de 10 niños, de 3 a 5 años.

En dicho estudio primero hicieron que los niños siguieran un programa de sueño regular durante cinco días, y se comprobó sus niveles de melatonina en su saliva varias veces durante el día. Al sexto día, transformaron las casas de los niños en espacios con poca luz, cubriendo las ventanas con plástico negro y cambiando las bombillas por unas de bajo voltaje.

Lameese D. Akacem, profesora de la Universidad Boulder de Colorado, autora principal del estudio, comentó que los niños pasaron todo el sexto día bajo una luz tenue, estudiando sus niveles de melatonina. Al día siguiente, una hora antes de acostarse, los niños estuvieron expuestos a una luz brillante durante una hora, jugando en una "mesa de luz", una superficie con tapa de vidrio que contiene una fuente de luz brillante.

"Sabemos por muchos estudios realizados en adultos, adolescentes y escolares que el reloj biológico es muy sensible a la exposición a la luz", comenta la Doctora Akacem.  Particularmente en la noche, tiende a suprimir la hormona promotora del sueño, la melatonina. Pero no se había estudiado en niños en edad preescolar, y había razones para creer que podrían ser aún más sensibles.

Un niño que se despierta o que se resiste a dormir, puede salir de su habitación (normalmente a oscuras) y acercarse a otras con las luces encendidas. En ese momento  "es bombardeado con luz" y esa exposición aún siendo breve, puede suprimir la melatonina y minimizar el efecto de sueño del niño.

La hora de acostarse promedio para los niños en el estudio fue a las 8:27 pm. Y en sus "habitaciones modificadas" con luz tenue (sin ninguna luz brillante), los investigadores descubrieron que los niños comenzaron a secretar melatonina, marcando el comienzo de su "noche biológica" sobre las 7.45 pm.

A la noche siguiente, jugaron en las mesas de luz, encontrando que la exposición a la luz brillante suprimió la melatonina en casi un 90 por ciento, y los efectos persistieron incluso después de que los niños volvieron a la luz tenue. Cincuenta minutos después de que se apagó la luz, la mayoría de los niños todavía no habían recuperado el 50 por ciento de los niveles de melatonina vistos el día anterior.

La secreción de melatonina generalmente es baja durante el día y luego se eleva por la noche, lo que provoca que el reloj del cuerpo se prepare para dormir. La melatonina proviene de la glándula pineal, ubicada entre los dos hemisferios del cerebro, que está neurológicamente conectada al reloj central del cuerpo, el núcleo supraquiasmático en el hipotálamo, que a su vez está influenciado por la cantidad de luz que llega a la retina.

"La cornea es mucho más transparente en los niños en edad preescolar", comenta la Doctora Akacem. Las pupilas son más grandes, lo que permite que llegue más luz a la retina".

Este estudio sienta las bases, para examinar con más detalle la sensibilidad de los niños pequeños a la luz, de modo que los investigadores puedan hacer recomendaciones prácticas más específicas para los padres.

Una hora antes de acostarse, los padres pueden considerar crear una atmósfera de "cueva", apagando las luces brillantes, atenuando las luces e intentando encontrar una alternativa al uso de luces brillantes en el baño. "Atenuar la luz permite que la melatonina se eleve en su patrón natural".

Muchas veces los padres preguntan acerca de que luces deben dejar durante la noche. Las recomendaciones: que no haya ninguna luz brillante. También se enfatiza en la importancia establecer una hora fija para acostar a los niños, incluso los fines de semana, para que los niños de este grupo de edad más sensible, puedan dormir todo lo que necesitan.

Una conclusión final importante:  evitar que los niños se expongan a una luz muy brillante antes de acostarse (como tabletas, TV, móviles...). 

Referencias:
1. http://physreports.physiology.org/content/6/5/e13617