¡Bebé a la mesa!

Posted by HumanaBaby at 10:00 AM on Apr 16, 2018

Share:


Cuando nos fijamos en el desarrollo y evolución de nuestro bebé, disfrutamos de todos sus gestos y movimientos. Uno de los momentos más esperados es ver a nuestro bebé comer con la familia en la mesa. 

Elección del mejor asiento

Cuando comiences a dar alimentos a tu bebé diariamente, debes de preparar el lugar adecuado para ello. Invierte en una trona cómoda que se adapte bien al espacio, altura y lugar donde el pequeño de la casa comenzará la nueva aventura "del comer" en familia. La trona te liberará de tener que alimentar a tu hijo en tu regazo entrando en una nueva etapa teniendo en cuenta que para tu bebé, aprender a comer será una "diversión un poco sucia". 


Preparación 

Este aprendizaje es un proceso en el cual los accesorios juegan un papel importante. Es indispensable una ropa adecuada: durante las "primeras clases", puedes olvidarte de poner a tu niño la ropa más bonita de su vestuario. Desafortunadamente, la comida estará en todas partes, en el niño, en ti, en la silla, en el suelo, y tal vez en otros lugares insospechados. También son importantes los cubiertos: vale la pena comprar una vajilla especial para niños. Estará a salvo cuando aterrice en el suelo y será más seguro para tu bebé.


La comida

Independientemente si preparas la comida para tu hijo o eliges productos listos para consumir, hay que tener cuidado de que la temperatura sea la adecuada. Lo ideal es que las primeras veces que coma, sea en su "asiento" y se lleven a cabo con comidas que sean del agrado de tu hijo ... si nunca ha rechazado un plátano, es muy probable que no lo rechace en una situación estresante para él.

Como ya sabes que en las primeras comidas con tu hijo tu ropa también puede ensuciarse. Ponte tu atuendo favorito para la ocasión y ¡solo entonces ponte a trabajar! Los comienzos pueden ser difíciles: un niño pequeño acostumbrado a comer en diferentes lugares en el hogar puede protestar cuando se lo coloca en una trona, por no mencionar el momento en que comienzas a poner comida en su boca. Trata de mantener la calma y sonríe. En situaciones de crisis, recuerda la tradición popular, "esta por mamá... papá, la abuela"...

Introducir el hábito de comer en la mesa puede ser un desafío para tu pequeño al principio. Debes de prepararte para lloriqueos, a que rechace los alimentos y que tenga caprichos, pero créetelo: la satisfacción de una comida común es enorme y vale la pena sobrevivir a los inconvenientes iniciales para finalmente disfrutar del éxito.

Artículos Relacionados: